Relato: El diario de Dala Vröng

-La curiosidad mató al gato-

No debería ojear el diario de Dalita. ¿Pero quien le manda a ella a dejarlo aquí tirado? Si es que me está pidiéndo a gritos que lo lea.

Una de sus páginas tiene un ligero pliegue que incita a abrirlo, aunque sea para quitarle las dobleces.

¿Y si lo leo, qué pasa? ¿Acaso el diario se va a chivar? ¿Qué tal le habrá ido el año a esta chica? ¿Lo vemos? No. Mejor lo dejamos quietecito.

Ay, mierda.. Demasiado tarde, ya me estoy poniendo al día en la página 20.

Cagada monumental. Os cuento.

Se ve que en el crudo invierno Dala se montó una hermosa película con flores de color purpurina. Un par de coincidencias absurdas le hicieron creer a la muy idiota que los burros vuelan y que los pedos huelen bien. Y como a Dala le gusta hacer el ridículo, dió un par de pasitos hacia delante acompañados de algún tropezón. Pobre ingenua.

No es interesante, pero Dala estuvo unos meses en estado de hibernación. Cuando se despertó las calles estaban vacías y había una plaga de ranas saltarinas que desprendían heces de colores.

Después, Dala buscó lo que no se le había perdido y se llevó la hostia del siglo tras darse un resbalón de tres pares de narices. Parece que los meses fríos habían sido un espejismo y la  primavera le abrió los ojos a base de bofetones.

Finalmente Dalita se cansó de tantas tomaduras de pelazo y mandó a tomar por saco a la gente mentirosa al ritmo de la canción《 Bye, bye.. Pi-Pi-Pino-Pinocho-nocho》.

Este verano Dala no fue a la playa, pero se conserva mejor que el melocotón en almíbar. Que nos pase la receta a las demás, oye.

En el último trimestre del año Dala tomo una decisión very important: dejó su trabajo de mierda. Y no tiene intenciones- al menos, por ahora- de volver. A tomar por culo su puesto de equis años de directora de marketong tongonal.

Y como era otoño y a Dala le encanta el otoño, se dedicó a ver las hojas caer y mirar por la ventana- para sacar el paragüas- por si llovía.

A Dala le entró un poco de diarrea al pensar en su vida, pero siguió publicando posts de motivación y observando las estrellas porque es así de espléndida la muchacha.

En Diciembre Dala Vröng le confiesa a su diario íntimo:

Borraría el año enterito, desde Enero hasta Diciembre. Que lástima que en la vida real no haya botón de reset》.

Photo by Andrea Piacquadio on Pexels.com

Relato: Una diosa empoderá (La Mari & El Juan)

Mari aparece en escena y pone los puntos sobre las ies a Juan.

– ¿Qué mal te he hecho yo? ¿Por qué a mi? ¿En qué momento me convertí en presa fácil? En serio, ¿Por qué tenías que hablarme? ¿Y sonreir? ¿Cual era tu objetivo, otra tonta más en tu lista?
Te debiste reir mucho, ¿A que sí? Es más puede que hasta lo compartieras con los demás a modo de chiste. ¿Cuál era el eslógan- con solo chisquear los dedos las tengo donde quiero- verdad? ¡Enhorabuena! ¿Te han dado ya las cinco estrellas? ¿Un Goya, tal vez? No, espera, mejor te felicitamos por tu doctorado en golferia; vas sobrado, chico. ¿A cuántas incautas más le habrás visto la cara?- la Mari le gritonea al Juan.

-A todas menos a ti. Porque ya me has descubierto- responde cínico como él solo.

– Jamás tuve enfrente a tio más golfo, cínico y manipulador. Y mira que he visto, eh- La Mari said.

– Si tu me lo pides ya no golfearé más- Juan a La Mari.

– No prometas cosas que no puedas cumplir- La Mari a Juan.

– Pero mujer..- suplica con picardía.

– Ni tu vas a cambiar. Ni yo te lo voy a pedir- con dignidad responde.

Las vecinas cantan en coro desde el balcón: 《¡¡Oleeee por esa Mari!! Ha estao sembrá. Sublime. Brillante. Es una diosa empoderá》.

– Voy a cambiar, te lo prometo- insiste Juanullo el más.. (omitir).

– No digas que vas a cambiar, que los golfantes no cambian, Juan. – Zasca en toda la boca de La Mari al Juan.

Photo by Vera Arsic on Pexels.com

La reflexión del mes: Bienvenido Diciembre 2020 ❄

Photo by Lisa Fotios on Pexels.com

Pues nada.. Ya estamos en Diciembre.

Lo más común en este tipo de posts es hacer un balance sobre lo que ha sido el año, por ser Dic el último mes. Aunque está de más decir lo que ha sido, porque todos y todas sabemos lo que ha sido y lo que está siendo.

A nivel personal, ha sido una macedonia de emociones. Mi 2020 ha sido un punto de inflexión y una crisis existencial más a la colección. La ansiedad me ha visitado con frecuencia y la tristeza quería quedarse conmigo- es más, hemos pasado una temporada juntas- pero ya la he despachado.

Tengo que reconocer que empezó siendo un buen año. La cosa pintaba bastante bien. De hecho, me sentía capaz de subir a la montaña y saltar en paracaidas. Ahora me entra la risa cuando pienso en lo caprichosa que es la vida (ironía).

Pero no todo ha sido malo: Este año he iniciado el proyecto Te habla el espejo, he desarrollado ideas para mis obras y he tenido tiempo para estar activa en mi blog personal (osea, aquí).

A nivel más profundo, siento que me he reconectado conmigo misma. Soy consciente ahora de todas esas veces que no me valore lo suficiente. Tal vez más adelante os comparta todo el aprendizaje que he adquirido este año. Dadme tiempo, todavía estoy reconfigurando mi mente y gestionando algunas cosas.

Respecto a la situación global, parece que por fin hay luz al final del túnel. Y me siento optimista, pero prefiero no celebrar antes de tiempo.

Diciembre 2020 te pido que todos y todas tengamos un mes maravilloso, que la esperanza haya venido para quedarse, que cerremos este “bendito” año con responsabilidad, que dejemos atrás todo lo malo y que realmente apliquemos todo lo que hemos aprendido este 2020 lo que nos resta de vida.

-Muchas gracias a todos y todas-

😊 Feliz Mes, Bienvenido Diciembre 🎉






La reflexión del mes: Bienvenido Noviembre 2020

Hola a todos y todas. 🙌

Cada vez me cuesta más hacer esta sección (La reflexión del mes). Es desgastante ver que mes tras mes la situación es la misma y que esto va a peor. Y no es pesimismo, es ser realista.

La reflexión o premisa para este mes, podría resumirse con este antiguo refrán inglés: “Espera siempre lo mejor, preparate para lo peor y acepta lo que venga”. 👍👏👏👏

Para Noviembre pido salud, fortaleza, resilencia, esperanza, creatividad, buenas noticias, menos ego y más armonía, menos crispación y más empatía, menos egoísmo y más solidaridad, menos atacarnos y más tendernos la mano, cero violencia y más serenidad y diplomacia. En definitiva, menos deshumanización y más humanidad. ¿Será posible? 🌍

👉 Y no os olvideis de seguir las recomendaciones sanitarias. Es por el bien común. Gracias a todos y todas por leer mis publicaciones. ¡¡Cuidaros!! 😊

Estado de Desilusión

Reflexión personal

Photo by Anna Shvets on Pexels.com

Decían que saldríamos más fuertes de todo esto. No sé si más fuertes, pero de que esta mierda nos ha dado a todos y todas bien fuerte asi ha sido.

Hay de todo. Está la gente solidaria y responsable, y están los y las egoístas irresponsables. Están los y las que hacen vida normal como si no existiese la pandemia, y estamos los y las que luchamos todos los días por seguir en pie y no perder la cabeza.

Me parece admirable la gente que a pesar de la incertidumbre sigue con sus planes. Ojalá yo pudiera tener esa visión optimista de futuro, pero es que no la tengo. No quiero ser agua fiestas. Tampoco soy una persona que se detenga ante la adversidad. Pero sí me gusta ser realista y tener los pies sobre la tierra. Porque creo que el exceso de optimismo puede ser tan malo como la negatividad.

Me estoy privando de ver a familiares en riesgo por miedo, porque pienso que toda precaución es poca. Y mientras tanto, la gente se pasa la mascarilla y la distancia de seguridad por el forro de los cojones (perdona la expresión). Gente no conviviente quedando para comerse los mocos y otros para hacer botellón.

Pillaron a dos espabiladas con la mascarilla bajada y aún decían que ellas no habían sido, cuando el acto había quedado constatado por una cámara. ¿Cómo iban a recodarlo si iban borrachas perdias? El problema está en que creen que tienen toda la vida por delante, pero ignoran que la muerte está en cada esquina. Igual a ti no te mata el virus, pero puedes ser responsable de la muerte de quienes contamines. Y todo porque era super-mega-importante ir a esa fiesta, ¿Verdad?

Estoy asqueada de ese tipo de gente. El día que por sus imprudencias se lleven a alguien por delante no se como van a hacer para sobrellevar ese cargo de consciencia.

¿Qué siento? Siento un profundo estado de desilusión.

Antes de la pandemia mi vida tomaba un rumbo. Había conseguido avanzar tres pasos, y ahora con todo esto siento que he retrocedido cinco.

Había empezado a confiar en la vida, me estaba abriendo al universo y tenía ilusión por vivir. Pero a la vida le da igual las pocas o muchas ilusiones que tu te hagas, si te tiene que dar la bofetada, te la da: Una bofetada en forma de pandemia.

La cual ha supuesto una macedonia entre estrés, ansiedad, tristeza, apatía, positividad, creatividad, sabiduría, fortaleza y desilusión. Muchas emociones que no caben en un solo párrafo.

Prefiero quedarme con lo bueno: Con todos los proyectos que he empezado durante esta puta pandemia (proyecto y obras), con todo lo que he aprendido o reflexionado durante este tiempo y con la sabiduría de personas maravillosas que se dedican a poner luz y positividad. No se si lo saben, pero han sido de gran ayuda en estos tiempos tan revueltos. Si me estais leyendo, gracias de nuevo por compartir 😘.

Pienso que una crisis tras otra te lleva a la evolución. Y este apocalipsis me ha zarandeado para ser consciente de muchas cosas.

Si algo nos ha enseñado esta pandemia es que no tenemos toda la vida por delante y que a veces no hay próxima vez para ver, abrazar o decir lo que sientes.

Y que si no vives HOY, mañana ya es tarde.

MORIR EN PRIMAVERA CANDENTE (Capítulo 1)

Estás leyendo

MORIR EN PRIMAVERA CANDENTE

Capítulo 1: Despedida furtiva

Photo by veeterzy on Pexels.com

Una carretera deslizante y siempre húmeda de un lugar muy tranquilo, pero muy poco seguro llamado Rivederchi.

Una cantante de punk rock vuelve a casa en su coche de segunda mano tras haber tocado con su banda casi toda la noche.

De pronto su coche hace un ruido raro y por un segundo pierde el control. Por precaución, se detiene para revisar qué es lo que pasa. Procede arrancar de nuevo, pero el dichoso coche la ha dejado tirada definitivamente. Se baja del coche, le da una patada a éste y maldice su suerte.

Tiene la opción de llamar a un mecánico que vive cerca de esa siniestra carretera y que con una llamada estaría ahí en un segundo. Pero piensa en voz alta que no es plan de llamarle a estas horas de la noche. Aunque el motivo real es porque es el nuevo novio de su madre y parece ser que el tipo éste no le cae muy bien. Asique por orgullo, decide recorrer lo que le queda hasta su casa andando.

Entonces ve una luz que viene hacia ella. Le entra el pánico, pero una rockstar no puede permitirse tener miedo (piensa ella) y se hace la fuerte. Si es un ovni se lo tragará con patatas y ya está.

Salvada. Parece que es una persona en una bicicleta.

Una bicicleta a la que se le escapa una rueda y el ciclista cae al suelo.

Después de la nochecita que lleva Lucy Rockstar, que dicho ciclista vaya disfrazado de payaso no le sorprende para nada. Cosas más raras se han visto aquí (piensa).

La chica de apariencia rebelde acude al rescate del accidentado payaso.

Ahora sí se ve obligada a hacer una llamada para pedir ayuda.

Parece que solo ha sido un susto. El payaso está bien, un poco adolorido, pero no tiene nada roto.

Entablan una conversación.

Finalmente la chica punk le acaba contando al payaso desconocido su día de mierda, mientras el payaso se muestra atento.

Él sabe escuchar. Él dice las palabras justas y necesarias en el momento preciso. Pero él es todo un misterio.

Photo by Andrea Piacquadio on Pexels.com

-Nada me llena. Cuando no tenía público, me sentía fustrada. Ahora que tengo, no me siento más feliz. No siento nada. ¿Por qué nada en la vida me llena? ¿Y por qué te estoy contando esto a ti si ni siquiera te conozco?- Lucy rockstar.

Photo by Nishant Aneja on Pexels.com

-Porque a veces es más fácil desahogarse con un desconocido. Así te sientes menos juzgada- le responde el payaso.

-¿Y me lo dices tu, que te escondes detrás de un maquillaje?- Lucy replica.

-Yo no me escondo. Esto es lo que soy. Puedes verme más allá del maquillaje. Y si no puedes verme detrás de él es porque quien lo lleva eres tu, pero en el corazón- se defiende el payaso.

-¿Puedes decirme al menos cómo te llamas, graciosillo?- Lucy rockstar pregunta.

-Soy Yuxtapuesto. Quiero decir El payaso Yuxtapuesto- contesta con orgullo.

-¿Y eres feliz, Yux?- Lucy.

-¿Cómo no voy a serlo? ¡Soy un payaso!- responde con elegancia Yux, pero Lucy se muestra incrédula.

-¿Y qué hace un payaso suelto por Rivederchi a estas horas? Esto es un lugar aparentemente tranquilo, pero no te confies. Por esta carretera pasan cosas raras, deberías tener más cuidado con la bicicleta. De no haber sido por mi, que pasaba por aqui..–deja caer Lucy, la punkarra de corazón de azúcar.

-¿Y qué hace una rockstar a estas horas por una turbulenta carretera de Rivederchi?- Yux.

-Ya te he dicho que por aquí pasan cosas raras- Lucy se pone un poco a la defensiva y se aleja. Saca el móvil e ignora a Yux.

-Discúlpame si he dicho algo que te ha molestado, solo quería hacer la espera amena- Yux.

-En dos minutos llegará Lucía Rostolly- Lucy.

-¿Y quién es ella?- Yuxtapuesto pregunta.

-La doctora del pueblo.. Y mi madre- Lucy afirma con cierto respingo.

-Gracias, pero no tenías que haberlas molestado, sobretodo a la doctora. Solo ha sido un rasguño, estoy bien- Yuxta valiente.

-No, idiota. ¡La doctora Lucía Rostolly es mi madre!- Lucy impertinente.

-Oh, vale, vale. Lo siento chica, es que hoy no estoy fino. El accidente con la bici, ya sabes- Yux dando penita como si fuera parte de su espectáculo.

Lucy se acerca al payaso Yux, le pone la mano en el hombro y lo mira con ternura.

-Lo siento, Yux. Si es que a veces soy una borde de mierda- Lucy avergonzada.

-Te perdono solo porque me has salvado la vida- sonrie Yux. Sonrie Lucy.

Llega la misteriosa Lucía Rostolly en un landrober.

-Lucy, cariño, ¿Qué ha pasado? ¿Estás bien?- la doctora se preocupa por su hija y no presta atención a Yuxta.

-Estoy bien. Simplemente el coche me ha dejado tirada. Y cuando iba caminando vi una bicicleta que se descompuso y el ciclista rodó por el suelo..- Lucy.

-¿Y por qué no has llamado a Josema? Su casa está aquí al lado- doctora Rostolly.

-Solo he llamado porque Yuxta lo necesita- ignora el reclamo de la madre.

-¿Qué ciclista?- pregunta la madre mientras observa que la bicicleta ha quedado inservible.

-¡Yo!- responde Yux ante la mirada de complicidad de Lucy.

-Disculpa, ¿Tu eres?- se dirige la doctora al payaso.

-Es el payaso Yuxtapuesto- responde Lucy ante la mirada acosante de la doctora.

-A su bici se le ha salido una rueda de forma inexplicable. Y a mi me ha dejado el coche tirada. ¿Te lo puedes creer? Definitivamente tienen razón los que dicen que estos terrenos están malditos- Lucy a mama.

-¡LU-CY!- madre pidiéndole prudencia.

-Bueno, mi bicicleta ya tenía sus añitos y últimamente ya me habia dado problemas- Yuxta añade como información relevante para el crimen.

La doctora se cerciora de que el payaso Yuxtapuesto está bien y no necesita ir al hospital. Es fuerte y la caída solo ha sido un susto.

-Por casualidad, ¿Eres integrante del circo que acaba de llegar a Rivederchi-pregunta la doctora a Yux con suspense.

El payaso afirma y la doctora se pone algo nerviosa, pero intenta disimular.

-Podríamos acercarlo al circo, como ves su bicicleta ha quedado inservible y es una larga caminata.. –Lucy propone.

-¡Sube!– exclama la madre sin regañadientes, amable y sonriente.

-Oh, muy amable. Gracias- Yux educado.

Dentro del vehículo, se inicia una conversación algo incómoda.

-Eres muy calladito para ser un payaso- bromea la doctora Lucía.

-¡MADRE!- suplica Lucy con la mirada.

-¿Qué? Solo quiero ser amable con tu amigo- sonrie la doctora, mirando por el retrovisor.

-No somos amigos- Lucy molesta con su madre.

-¿No lo somos? Yo creía que.. – Yux triste.

-¡Nos hemos conocido hoy!- Lucy indignada.

-A veces hace falta solo un segundo para conocer a una persona. Y en otros casos, aún teniendo toda la vida.. jamás los conoces- el gran Yuxtapuesto responde.

-¡Que gran verdad!- exclama la madre con convicción.

El ambiente creado no da para añadir más palabras.

Photo by Zachary DeBottis on Pexels.com

Llegan al circo. Todos duermen. La noche es pícara y cálida para no ser primavera.

-Gracias por todo- Yux apoyado en la ventanilla de Lucy.

-De nada, ha sido..- ante la incómoda presencia de la madre, Lucy se baja del coche para despedirse de Yuxtapuesto.

El payaso espera incrédulo y atónito una respuesta de la rockstar.

-Solo quería decirte que.. Ha sido un gusto conocerte.. más alla del maquillaje- Lucy con cara de boba.

-Igualmente..-se limita a responder el payaso.

Ambos son obligados a despedirse bruscamente. La doctora apreta el claxon, mientras a Yux se lo lleva arrastras otra comediante del circo.

🎪 Continuará

#Morirenprimaveracandente

MARIPOSAS DE ACERO (Capítulo 1)

*Recomiendo leer la sinopsis previamente. Clickea.

ℹTODOS LOS DERECHOS RESERVADOS

⚠Aviso: En caso de plagio o infracción se procedera legalmente.

Photo by Rene Asmussen on Pexels.com

APUESTO MUCHACHO
¿Adriana?

LA JOVEN
Asiente con la cabeza.

Él se acerca a la susodicha- que se halla inmóvil en la barra del bar- y la invita a sentarse en una de las mesas.

APUESTO MUCHACHO
Esta es nuestra mesa. ¿Nos sentamos?

LA JOVEN
Acepta, pero como a regañadientes.

APUESTO MUCHACHO
Me llamo Andrés.

La joven asiente sin el más mínimo interés.

ANDRÉS
¿Eres de por aquí? Tu cara me resulta familiar. (dice para romper el hielo).

ADRIANA
No.

Responde rotuntamente sin mirarle, mientras observa el menú de izquierda a derecha.

ANDRÉS
¿Qué vas a pedir?

ADRIANA
Spaguettis.

ANDRÉS
Todo el mundo dice que los calamares a la revoltosa están muy buenos.

ADRIANA
Prefiero spaguettis.

ANDRÉS
Sí (asiente algo intimidado), como prefieras.

ADRIANA
¿Me disculpas un momento? (se levanta mientras hace un gesto indicando que necesita ir al servicio y el joven asiente tímidamente).

*Se inicia una conversación telefónica:

AMIGA AL TELÉFONO
¿Qué tal ha ido la cita?

ADRIANA
Todavía sigo aquí.

AMIGA
¿Y eso? ¿No se supone que a estas horas ya estarías en casa? ¿O es que ha habido postre? Jajaja.

ADRIANA
Nada de eso. Ni te imaginas.

AMIGA
¿Pero qué ha pasado?

ADRIANA
He llegado puntual. Me he sentado donde me han indicado. Después llegó la cita, pero al poco tiempo, lo llaman diciéndole que se tiene que ir. Les digo, bueno pues me voy, pero no me dejan irme. Entonces me quedo como una idiota esperando en la barra. Al rato me llega otro tipo, me dice que si soy Adriana, y nos hemos sentado en una mesa.

AMIGA
No entiendo.. ¿Pero qué ha sido una confusión con el primero o un reemplazo por el segundo?

ADRIANA
No sé, aquí nadie dice nada.

AMIGA
¿Y cuál te ha gustado más?

ADRIANA
No empieces. Sabes que he venido aquí obligada.

AMIGA
Bueno, al menos, dime como es cada uno. Venga, va jejeje.

ADRIANA
Son muy diferentes.

AMIGA
Bueno, pero describelos, que me tienes en ascuas.

ADRIANA
El primero era un poco más joven me parece. Apenas alcanzó a decirme que estaba trabajando como investigador en un centro y que está en un grupo ecologista. Y cuando estábamos hablando sobre veganismo, se tuvo que ir.

AMIGA
Umm.. asique ecologista y vegano.. pues parece que teniais cosillas en común.

ADRIANA
Si, esa fue la impresión que me dio.

AMIGA
Y cuéntame del que está en la mesa. ¿Cómo es el muchacho? ¿Es guapo?

ADRIANA
Si.

Asiente, aunque sin querer admitirlo o entrar en detalles.

AMIGA
¿Y te hace gracia?

ADRIANA
¿Qué dices si ni siquiera lo conozco?

Responde con tono rancio.

AMIGA
¿Es majo?

ADRIANA
Ha sido amable, sí. Pero vete tu a saber con qué intenciones.

AMIGA
Bueno, ves poco a poco..

ADRIANA
Tiene pinta de ser el típico guaperas que con solo un chasquido las tiene a todas detrás suya. Y yo no estoy aqui para tonterías.

AMIGA
Bueno.. igual es un buen chaval.

ADRIANA
Stop! Que te dicho que..

AMIGA
Dale una oportunidad.

ADRIANA
Te dejo, tengo que volver a la mesa.

La conversación finaliza en seco con una Adriana malhumorada y una amiga preocupada por ella.

ANDRÉS
Ya he pedido la cena.

Adriana piensa: Qué atrevido! Qué sabrás tu lo que yo iba a cenar?

ANDRÉS
¿Spaguettis carbonará, verdad?

Adriana piensa: Mierda! Sí, es verdad, me lo preguntó antes.

CAMARERO
Aquí tienen la cena. Que aproveche!

Los dos dan las gracias y el camarero se retira satisfecho y con una sonrisilla curiosa.

ADRIANA
¿Qué le pasa a ese tipo? ¿Has visto como..?

Andrés comete una torpeza y cae la copa derramando su contenido en una parte de la comida de Adriana.

ANDRÉS
Discúlpa, si quieres llamo al camarero para que te traigan uno nuevo.

ADRIANA
Es igual. No pasa nada.

ANDRÉS
Gracias. Responde timidamente.

Un camarero se acerca a la mesa y le entrega a Andrés su pase de entrada. Al extender la mano se puede apreciar, aunque a duras penas, que el servicial camarero tiene un tatuaje de una mariposa negra en la muñeca.

ANDRÉS
Se me había perdido y no me dejaban entrar.

ADRIANA
Qué suerte! Mientras piensa: Ojalá me hubiera pasado a mi eso.

ANDRÉS
¿Estás cómoda?

ADRIANA
Todo lo cómoda que se puede estar siendo protagonista de un circo.

ANDRÉS
Umm.. Mientras piensa: No se de qué está hablando esta mujer.

Los calamares están de lujo. Añade para intentar retomar el hilo.

ANDRÉS
Yo creo que te he visto antes.. ¿Tu no sueles ir a..

Antes de decir algo más, Adriana lo para en seco.

ADRIANA
Mira, te lo voy a decir sin rodeos: si estoy aqui es por obligación, por culpa del contrato que no he podido rescindir. Nada más. Asique cenemos. Y terminemos ya con toda esta parafernalia.

El muchacho se queda sorprendido ante la agresiva respuesta. Y baja la cabeza para acabar su plato.

Un camarero oportuno entra en acción para retirar el primer plato y así es como se convierte en el héroe de la noche que salva el incómodo ambiente generado.

ADRIANA
Perdona.. Expresa algo avergonzada por sus palabras.

ANDRÉS
Nada, tranquila. Exclama algo más relajado.

ANDRÉS
Puedo preguntarte..

Ella asiente con la cabeza y entonces éste prosigue.

ANDRÉS
¿Qué es eso del contrato?

ADRIANA
¿Cómo? ¿No te hicieron firmar un contrato o algo así cuando te inscribiste en esto?

ANDRÉS
No se.. simplemente accedí a un formulario en internet, lo rellene y a través de un sms me mandaron lugar y fecha de la cita.

ADRIANA
¡Las voy a matar!

La muchacha se pone enfurecida mientras de un trago vacía su copa.

ANDRÉS
¿A quienes? Sonrie.

ADRIANA
A mis primas. Las muy.. Se detiene.Ellas fueron las que sin mi consentimiento me registraron.

ANDRÉS
Yo me apunte porque unos amigos me hablaron de esto y me dio curiosidad. Tampoco preste mucha atención a eso del.. ¿contrato? Ni idea. 

ADRIANA
¡Desgraciadas! Se pone roja y toma otra copa más.

Me dijeron que tenía que venir porque había una clausula donde una vez inscrito no te puedes echar para atrás. Me la han colado las muy pécoras.

ANDRÉS
Se echa a reir.

ADRIANA
¿Te estás riendo de mi o que?

ANDRÉS
Perdón, perdón.. En lugar de estar cabreada, deberias disfrutar de esta experiencia.

ADRIANA
Para ti es un juego, para mi una gran tomadura de pelo.

Lo mejor es que me vaya.

Yo ya he cumplido con venir.

Se levanta y se marcha sin despedirse. Está cabreada con las primas, con el camarero y con la silla con la que casi se tropieza al salir.

ANDRÉS
Espera.. Deja el pago en la mesa y sale tras la muchacha.

La ve adentrarse en el parking. Está algo oscuro, pero puede distinguir como dos hombres la cojen.

Acude al rescate. Pero en ese momento siente un golpe, ve todo negro y pierde el conocimiento.

La noche se ha quedado siniestra y oscura. Los amantes no acabaron sus platos y un hambre macabro acecha.

Definitivamente, no fue una buena velada, ni una cita normal, ni mucho menos fue buena idea inscribirse en internet a esto, que sea lo que sea, no parece tener buena pinta.

👇👇👇

Gracias por leer 😊

💜 ¿Te está gustando Mariposas de acero?

Descubre qué pasa con Adriana y Andrés en el próximo cap 👉